Buscar

El piano se vuelve protagonista en Estival Cuenca gracias Dorantes y Eduardo Fernández

El festival conquense vivió una noche guiada por el virtuosismo de los intérpretes que otorgaron sendos recitales en sus respectivos ámbitos sonoros



La variedad de intenciones desde el mismo instrumento: el piano. Este fue el elemento fundamental por el que se guió el espacio de Estival Cuenca en su penúltimo día de música en directo en el escenario Solán de Cabras del Parador de Cuenca. Dos maneras con ciertas similitudes, pero con mensajes sonoros diferenciados el que dejaron tras su paso por el festival conquense Eduardo Fernández y Dorantes.


El sevillano, acompañado en la percusión por Isidro Suárez, deleitó a los presentos con su espectáculo de “Un flamenco al piano”. Un recital que narra historias con cada canción gracias a la maestría del maestro Dorantes en el uso del instrumento. Al excelso virtuosismo en el teclado se unía el salto directo de sus manos a las cuerdas del piano para acompañar la rimbombante y eléctrica percusión de Suárez en la variedad de instrumentos que iban desde el cajón flamenco, tambor, platillos o los bongos.



La mezcla de ambos surtía un efecto demoledor en un público entregado a la maestría de Dorantes que, pasado el ecuador de su actuación, invitó a subir al escenario a la conquense Liria Jiménez, de 13 años, para que diera voz al aclamado tema “Orobroy”. De esta forma, el pianista sevillano que con su arte ha conquistado escenarios de todo el mundo, pudo por fin añadir a su inmensa lista el espacio conquense al que catalogó como “una belleza sin igual”.


Arropado hasta la última nota, Dorantes dejó su esencia en Estival Cuenca, y el público, en contraprestación, le devolvió el favor con una sonora ovación en pie.




ALBÉNIZ, GRANADOS Y MANUEL DE FALLA

De manera previa, el pianista madrileño con orígenes conquenses, Eduardo Fernández, se subió al escenario por segunda vez en las diez ediciones de Estival Cuenca para compartir su virtuosismo con los asistentes a golpe de tecla.


Fernández, reconocido como uno de los intérpretes más destacados de su generación y reciente Premio Ojo Crítico de RNE, deleitó a lospresentes interpretando varias piezas de Granados, Albéniz y una última interpretación del Amor Brujo de Don Manuel de Falla.


Un espectáculo en el que Fernández y el piano ensimismaron a los presentes reviviend piezas del siglo XX con una maestría fuera de lo común.


PROGRAMACIÓN VIERNES

El “acento” flamenco de Dorantes se verá continuado este viernes en el último concierto en el escenario Solán de Cabras del Parador de Cuenca con las actuaciones de la bailaora Virginia García Vicente, que cumplirá una nueva edición en Estival Cuenca, y que predecerá al cantaor Israel Fernández, una de las figuras más importantes de la nueva escena del flamenco. Dos actuaciones para el que ya se han colgado el cartel de “todo vendido”.

0 comentarios