Buscar

Estival Zen vuelve a ser sinónimo de éxito con el yoga como protagonista

La propuesta que cumplió su tercera edición en Estival Cuenca contó con más de 150 asistentes en la clase magistral de la maestra yoguini Cristina de la Ossa y el posterior concierto de Miguel Hiroshi



El domingo en el festival conquense de Estival es sinónimo de relajación, de conexión con uno mismo y con el magnífico entorno que acogió el espacio de #EstivalZen, como es el escenario Solán de Cabras del Parador de Cuenca.


Con puro Patrimonio de la Humanidad a sus espaldas, los más de 150 asistentes a la clase magistral de la titulada por la Escuela Internacional de Yoga, la conquense Cristina de la Ossa, completaron una sesión de movimientos, estiramientos y relajación que contó además con el ambiente sonoro de Miguel Hiroshi y Mar Rodríguez. Los cuerpos de los alumnos por un día de esta eminencia del yoga realizaron toda clase de posturas en pleno compás con su respiración.


Así, la original propuesta dentro de Estival Cuenca volvió a superar las expectativas al completar el aforo disponible una edición más, y ya van tres.


Finalizada la sesión de yoga , fue el turno del virtuosismo musical de granadino-japones Miguel Hiroshi que, junto al embaucador violín de Mar Rodríguez, ofreció un concierto en el que a las sonoras cuerdas estuvieron acompañadas por toda clase de instrumentos peculiares como el handpan, kalimba, jarana, así como otros instrumentos de percusión, además de sintetizadores y secuenciadores.



Unos ritmos suaves por momentos y livianos como la brisa que atravesaba la hoz del Huécar que cambiaban de parecer con el tempo del percusionista que impregnaba de potencia y velocidad su golpeo en los distintos objetos musicales. Un torrente de sonido que era acompañado con la misma intensidad por los vaivenes del violín en el escenario para instantes después, y como si de la calma después de una tormenta se tratase, la melodía volvía a mecer suavemente las mentes de los oyentes, que no dudaban en estirarse por completo sobre sus esterillas y cerrar los ojos para una mayor inmersión acústica.


Un broche espiritual en toda regla para una nueva edición cargada de éxito de este #EstivalZen que seguirá siendo protagonista de los domingos en Estival como una propuesta tranquila, dinamizadora y diferente para el proyecto conquense.